EXTRANET CLIENTES    |    |    

HOME / NOTICIAS

09/03/2018

Con la cosecha en puerta, los números se achican cada vez más

En la jornada de hoy jueves 8 de marzo de 2018, se publicaron las nuevas estimaciones productivas para Sudamérica por parte de CONAB, USDA y BCBA. Esto fue lo que nos dejaron:

Comenzamos analizando la situación de Brasil. La producción de soja se acerca al valor alcanzado el año pasado, que fue excepcionalmente benévolo para los cariocas. Se mantiene la tendencia de los últimos meses, consecuencia de las buenas lluvias que irrigaron generosamente la región centro-norte productiva, con Mato Grosso a la cabeza, que marca la tendencia. Es interesante destacar lo alineados que quedaron hoy el USDA y la CONAB, que suelen mantener diferencias no menores. La cara opuesta es el maíz, que estiman una caída interanual de casi 11 %. Esto se explica principalmente por el gran recorte de área, que fue de más del 17 % para el de primera y casi 8 % para el de segunda. La incertidumbre viene por este último, que se está sembrando con un importante retraso. Al momento, van por el 65 % vs 78 % en 16/17 y 86 % en 15/16. Aquí sí se continúa viendo un gap importante en las estimaciones, de 7,2 M tn. Pareciera ser que el USDA está sobre estimando la producción de maíz brasilero, y es de esperar en los próximos reportes algunos recortes que vengan a aportarle soporte a la posición julio en Chicago.

Si a esta cuestión le sumamos que la hoja de balance de EUA vio una marcada caída en el ratio clave de stock/consumo por mejora de la demanda para forraje y etanol, más un salto grande en las exportaciones, se comprende el efecto alcista en las cotizaciones que tuvo el reporte del USDA. Afortunadamente, las cifras de este informe nos vuelven a traer a una hoja de balance interna de EUA con valores un poco más ajustados, lo que permite ser optimistas en materia de precios. El ratio stock/consumo actual de 14,4 % es un valor alentador, considerando los altos valores en los que lo veníamos viendo.

Pasando a nuestro país, el USDA se aggiornó bastante, recortando 7 M tn la producción local de soja, desde 54 M tn a 47 M tn. Si bien puede parecer sorprendente viniendo de tal organismo, todas las otras instituciones relevantes ya se encontraban muy por debajo de aquel valor. La BCR está en 46,5 M y la BCBA desde el día de ayer en 42 M tn (semana pasada 44 M tn). Con lo cual no fue sorpresa para el mercado, que estaba posicionado en 48 M tn. Ahora bien, el reporte culminó siendo bajista por el aumento de los stocks finales, que se dio por un recorte de exportaciones por encima de los esperado. El mismo fue de más de 1 M tn, y opuestamente que el maíz, nos trae a valores de stock/consumo más pesados. A pesar de todo, la situación, en términos de precio, es positiva, ya que estos pesados guarismos no alcanzan a deprimir los precios, que se sostienen en buenos valores, cercanos a los u$s 380 /tn para noviembre.

La contracara de la lectura es la producción argentina, ya que por mucho que suban los precios, los productores necesitan de la mercadería que habían estimado en su momento para poder hacer negocios y concretar la comercialización. De acuerdo con la BCBA, un 75 % de la soja se encuentra en condición mala/regular y el maíz temprano, con ya el 6,5 % del área cosechada, el 60 % corre la misma suerte. El rendimiento de éste, para las 350.000 ha que se llevan cosechadas es de 66 qq/ha promedio. El valor es negativo considerando que de las mismas hay un porcentaje importante de zona núcleo. En Entre Ríos ya se cosecharon 100.000 ha con un rinde promedio de 44 qq/ha, que lamentablemente no es sorpresa. Las 250.000 ha restantes corresponden a las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, con un rinde promedio de 75,5 qq/ha.

¿Qué decisiones tomar en este panorama incierto? Ciertamente, comprometer mercadería es un asunto delicado, con rindes que no paran de caer. Sin embargo, para quien no haya vendido más de un 40 % y su situación agronómica no sea tan desfavorable, vender a estos valores, de cerca de u$s 300 /tn le permite comenzar a levantar el precio promedio de venta. Quien no puede comprometerse a vender mercadería, operar PUTs para protegerse ante eventuales bajas sería lo más coherente. Por unos u$s 3 /tn puede comprar el u$s 290 /tn, poniéndose un piso efectivo de u$s 287 /tn.

Para maíz, es casi imposible que los productores vendan el tardío o de 2ª, lógicamente. El panorama es complicado. Puede ser interesante vender algo de mercadería del temprano o de primera, y posicionarse comprado a julio, sea con futuros o CALLs locales o Chicago. Lo interesante de operar CBOT es que podemos tomar algo de la volatilidad de la siembra de EUA. A modo de ejemplo, se puede comprar el CALL u$s 169 /tn a u$s 2,7 /tn, que con el futuro casi a u$s 158 /tn no queda tan lejos del dinero. En este panorama en que abril y julio se encuentran casi a la par en u$s 180 /tn, se le puede asignar un mayor recorrido al julio, con un 84 % del cultivo en R1.

 Fuente: Mariano Bignon – BLD